Etiquetas

martes, 28 de febrero de 2017

LEMMY, La autobiografia. IAN KILMISTER con JANISS GARZA

Me cuesta reconcer que he tardado bastante en leer la autobiografía de Lemmy, a ver, en decidirme a leerla, porque la he acabado en una semana y eso que no le he podido prestar cada día el tiempo que ya me hubiese gustado, porque reconozco que me costaba cerrar sus páginas. Los que me conocen, se sorprendían cuando les dije que me ponía en harina con esta gozada de historia pura del rock and roll, todos pensaban que ya lo había leído, y es que Lemmy, es algo especial para mi, que queréis que os diga, su música, su actitud, todo, desde hace ya 32 años que descubrí su música. Si tenéis paciencia, os cuento. Tenía yo un amigo, vecino, que comenzamos a descubrir el hard rock juntos con trece años. Eran tiempos excitantes, cintas de cassettes sin ninguna pista de lo que contenian, discos que devorabas hasta la saciedad, aprendiéndote cada canción, cada riff, cada cambio de ritmo. El tiempo quiso que cada uno tirase por un lado, que eligiese su propio infierno, el suyo cercano a otras modas, el mío por el camino marcado desde el comienzo, distintas formas de alcanzar la vida por la vía rápida más de una vez, por la dolorosa unas cuantas también. Pero en esos días, comprábamos discos juntos, a cualquier catálogo, y cuando los recogíamos de correos, a casa de uno de los dos, y mientras lo escuchábamos, lo grabábamos para el otro.

Recuerdo un día que pillamos un bus y nos fuimos a un centro comercial, a pasarnos horas entre la sección de discos, cuando tenían una buena selección,  no la mínima exposición llena de basura comercial que ofrecen ahora. Juntábamos la pasta que llevásemos, y si nos daba para un disco para cada uno, pues uno, que dos, pues dos, daba igual el precio. Recuerdo como si fuese ayer, que decidimos comprar ese día, un par de discos para cada uno. Yo elegí "No sleep at Hammersmith" de Motorhead, fue amor a primera vista. El eligió "Overkill", también de la banda de Lemmy. Los otros dos discos que pillamos, os juro que no me acuerdo. Llegando a casa, mi amigo no iba muy convencido, así que le dije, venga, me quedo yo los dos de Motorhead, y eso que no había escuchado jamás su música. En esos días, los descubrimientos eran continuos. Yo ya disfrutaba de Iron Maiden, Judas Priest, Scorpions, Saxon... pero cuando comenzó a sonar aquel mítico directo, fue una de esas sensaciones que no puedes explicar, y aún hoy en día, me sorprendo más de una vez, insconcientemente tarareando el riff de "Ace of spades". Contaba Lemmy en sus memorias, que estaba hasta los huevos de tocarla, pero entendía que los fans queríamos escucharla una y otra vez, y al menos en mi caso era cierto.

A partir de ahí, "Another perfect day", "Orgasmatron", "Rock and roll", iba pillando los discos que Motorhead sacaban y los que atesoraban en su pasado. Evidentemente uno de los días más especiales de mi vida, fue cuando por fin, me pude situar frente a ellos en el escenario, en esa orgía de decibelios que derrochaban sin pudor. El paso del tiempo me fue ofreciendo nuevas sensaciones, nuevos ídolos y distintos sonidos que acompañar a los primeros, pero Motorhead siempre fue una constante, de ahí que cuando llegó aquel fatídico día de diciembre, no se otros, porque ahora está de moda repartir carnés de rockeros, decidir que tiene derecho o no a sentir la perdida de alguno de nuestros héroes y quien merece dicho término, pero para mi fue un palo gordo, así que reconozco que le tenía algo de miedo a este libro, pero no amigos, ha sido una fiesta de la resurrección. Puedes imaginar al propio Lem contándote sus aventuras y desventuras, sus historias con los miembros de la banda, su peculiares teorías vitales, su eterna lucha con discográficas y managers, sin meterse en farragosas conclusiones, todo ameno, rápido, como su filosofía de vida.

Estoy de acuerdo con él, en que grabaron muy buenos discos durante los noventa y después, no solo los clásicos de los ochenta, y me ha encantado comprobar como siempre se refiere a Motorhead como una banda heavy, se que a más de un autodenominado salvador del rock and roll le va a tocar los cojones. Mi consejo, comprad el puto libro, preparad cantidad de vuestro brebaje favorito, buscad un buen sillón, poned el volumen al diez y dejad que se abran los infiernos mientras suenan su discos, mientras recuerdas con cada línea, por que Lemmy fue, es y será el puto amo del rock and roll. ¿Cómo? ¿Que decís de prosa y estilo?, no sé, preguntad a Perez Reverte, yo ya ando tarareando "Stay clean".

miércoles, 22 de febrero de 2017

THE HOLY SINNERS -Worm riders



Los que me leéis regularmente ya sabéis que no me duele prendas reconocer las cosas, que cojones, el que desee, necesite o la mantenga ser politicamente correcto, o realmente posea esa imagen de imparcialidad, pues mejor para él, pero yo, que como cantaban Leño hice la comunión en los billares y crecí bebiendo litronas en un banco del parque, el tacto y el buen estar me lo dejé olvidado una noche de borrachera debajo del mostrador de alguna tasca con pocos hábitos de limpieza pero precios de puta madre en los cubatas, como debe de ser. Así que cuando abró el buzón, me encuentro un sobre y dentro el nuevo lanzamiento de The Holy Sinners me da un subidón de la hostia y corro al frigorífico por una birra y seguidamente a mi equipo de música para que los vecinos también sean partícipes de la buena nueva, el puto rock and roll está de nuevo en el barrio, nena, y viene desde Girona, de la mano de estos fieras, comandados por la voz  sexy y sugerente como el rock and roll de Gemma Tona, y la fuerza incombustible de Héctor Sinner, guitarra; Marc Illas, batería y Javi Galván bajo. 

sábado, 18 de febrero de 2017

ARRECHO - LA GENTE BUENA

Mis panas favoritos, los carraqueños Arrecho, siguen en la brecha, no dando opción y afortunado soy, de que siempre me tienen informado de todos sus movimientos. Ojo a este tema "La gente buena", de formato acústico, que seguro que dejará perplejo a más de uno de los que están acostumbraos a su rock recio. Mejor os dejo que os lo cuenten ellos mismos:

ARRECHO comienza el 2017 con un delicado escupitajo en el ojo de "La Gente Buena". Así se llama el nuevo tema que la banda lanzará el 14 de Febrero, fecha emblemática por ser el 668 aniversario de la Masacre de Estrasburgo, día en que más de 2000 personas fueron asesinadas a manos de la intolerancia y la superstición en esa ciudad.

viernes, 17 de febrero de 2017

DAN BAIRD - SoLow

Mira tu que andaba uno de estos días en los que el tiempo no acompaña, ordenando un poco la cantidad de trastos que voy acumulando, y con entendáis trastos de manera despectiva, ni mucho menos, que para mi son mayores tesoros que los que cualquier pirata pudiese encontrar después de desvalijar el más cargado galeón español en aquellos mares. Y andaba liado en dichos menesteres, no porque me apeteciese, sinceramente, sino porque alguien me etiquetó en una red social sobre un concierto del que han pasado ya más de 25 años, y en el que estuve, así que como respuesta y dispuesto a añadir prueba fehaciente, andaba tratando de localizar donde guardo mis entradas, que mi relación con esos trozos de papel llenos de historia da para mucho, porque tengo una facilidad horrible para extraviarlos, y no es lo único, si os digo que en mi última mudanza hace un par de años, perdí un vinilo de Pearl Jam, y eso que la mudanza la hice yo, vamos que fui quien guardó los discos, cargó con ellos escaleras abajo primero y escaleras arriba luego, en fin, que no recuerdo ya lo que os estaba contando, o al menos, en que quería centrar esta cuatro letras juntas. Ah, vale, si, que buscando las entradas de marras, que por cierto acabé encontrando, como suele pasar siempre, te pones a echar un vistazo, a rememorar momentos inolvidables, que casi siempre no solo relaciono a grandes conciertos vividos, sino a los que protagonizaron gente por la que siento especial devoción.

miércoles, 15 de febrero de 2017

FURIA TRINIDAD - She and the sunshine

El destino tiene estas cosas, a veces estás tan cerca y tan lejos en un mismo y propio metro cuadrado. No voy a decir que no conociese a estos paisanos mios, pero si es cierto, que por omisión a veces, por dejadez otra, no había terminado de acercarme a sus parámetros sonoros, a su ración doble de decibelios. Pese a ese aroma costero que nos une, lo suyo busca más cantinas olvidadas en alguna vieja frontera a la que ahora le quieren colocar un muro por medio. Este dúo recrea historias fronterizas, a base de guitarrazo y ritmos arrastrados. Goli SuperSummer (voz, guitarras) y Nur Wong (guitarras), o viceversa si lo preferís así, lanzaron su primer disco en 2014 y esta continuación llegó dos años después, y entre medias, mucha carretera y manta, llevando su sonido a cada escenario, con mutación del nombre incluida. Producción propia en los estudios de Paco Loco, y colaboración de algún que otro colega, como Dani Escortel, Martin Wenk o el propio Paco Loco, dan paso a una colección de canciones, diez para ser más exactos en forma de cancionero maldito.

domingo, 12 de febrero de 2017

EN LA MEMORIA: BARÓN ROJO -EN UN LUGAR DE LA MARCHA

En cierto modo, podría decir que si mi camino se fundió con el del rock, fue gracias a este disco. Hasta los docentes años no sentí interés con la música, yo quería jugar al fútbol, esa era mi prioridad, como la de millones de críos. Andaba en séptimo de E.G.B. En clase había un par de chavales que ya escuchaban heavy metal y es cierto que me atraían aquellas chupas llenas de parches y aquellas portadas pegadas en la carpeta, pero lo que me llevó a comprender que no había vuelta atrás fue un día que caminaba con uno de ellos de vuelta a casa y comenzó a cantar "Hijos de Caín". Mi atracción por el rock, por el heavy metal en un primer momento, no sólo fue por la música, también por esa rebeldía, esa peligrosidad implícita, con la que me sentía identificado, ese anhelo de libertad que a veces tan solo se concibe dentro de la identificación del grupo, de ser fuerte y sentirte más fuerte aún junto a aquellos que son como tú. Y aunque las visitas a casa de otro compañero, cada vez más continuas, pasando horas escuchando los discos de Scorpions o Maiden de su hermano, hasta que conseguí reunir dinero y comprar mis primeros discos, afianzaron mi compromiso, fue aquel disco de Barón Rojo (al día siguiente de aquella vuelta a casa, me planté en el colegio con una cinta virgen para que me lo grabase), el que se convirtió en una fe de vida.

jueves, 9 de febrero de 2017

KITSUNE ART - Signals of synchronism

Reconozco, que desde la primera vez que vi la portada de este disco me resultó muy llamativa, esa cierta inspiración oriental, cultura de la que la banda madrileña toma su nombre por cierto. Kitsune Art riegan las doce canciones que moran en este álbum de una reconocida influencia del metal de cambio de milenio, junto a la portada, creación de Oscar M. Martín, cuyo trabajo con Marvel entre otros es reconocido. Durante todo el disco, pleno de fuerza y vigor, gracias sobre todo a unas guitarras poderosas que combinan con los retazos de melodía que combina su vocalista con instantes de furia, se ven reflejado en el sonido que trajeron grupos como Linkin Park, P.O.D., Killwitch Engage o System of a down, el frente visible de ese denominado metal alternativo. Este disco de Kitsune Art suena realmente adictivo, primero porque las canciones, lo importante del meollo, tienen bastante gancho y poder como para no quedar en una prueba sin fuerza, y segundo por la buena producción del disco.

miércoles, 8 de febrero de 2017

TIPARRAKERS - Señales de humo

Me entretengo leyendo lo que dice la gente, opiniones por todos lados, por doquier, cátedras de rock impartidas en aulas que jamás pisaron la calle, ni siquiera para asomarse a ver a que huelen. Me embota la cabeza, que las arterias están hasta arriba hace demasiado tiempo, vete a saber de que. Sufrimos un politeísmo galopante de autoproclamados dioses de tercera que convierten un "Me gusta" en un santuario, en una religión ofuscada. El último punk se suicidó en Putney Bridge, clama un visionario subido en un barril de cerveza, artesana, faltaría más, que beber litros se ha convertido en cosas de parias, de marginales anclados en tiempos pasados y vividos. Abro los ojos, subo el volumen, a mi manera sigo siendo un viejo creyente, de los de puñaladas al sistema en forma de canciones. Destrozo los pestillos del refugio, que se presenta en forma de disco, de mis punk rockers favoritos, que se trazan un viaje accidentado de ocho canciones por la ría, mandando "Señales de humo".

martes, 7 de febrero de 2017

WILD CHAIN -Rota fortunae

No se si arriesgar es de valientes, de locos o de ambos a la vez. Lo que tengo claro es que el riesgo asumido, si no está respaldado por el talento, tiene todos los visos de acabar en el fracaso más estrepitoso, y de eso tenemos ejemplos a mansalva, algunos conocidos otros desterrados de la memoria, a pulso, todo sea dicho. Perder el miedo es señal inequívoca de que el temor está presente, y este debe ser vencido aunque a la vez sea necesario, para no perecer en el intento, como dijo aquel, el miedo nos mantiene vivos. Y si trasladamos todo esto al arte, la sensación de desazón a veces es el acicate necesario para no dormirse en los laureles, cegado por el propio ego, más inflado que nunca a causa de los palmeros que habitan las redes sociales, y buscar el crecimiento continuo, el detalle revisado para ofrecer lo mejor de si mismo. Y unos locos, o unos valientes, o ambas cosas, pero plenos de talento son los sevillanos Wild Chain, que después de un disco debut de puro heavy metal sin aditivos ni conservantes, se lían la manta a la cabeza, o la asignatura de latín, y se plantan ante nosotros con esta adaptación de visos metálicos de Carmina Burana, algo arriesgado y a la vez plenamente satisfactorio.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...